Emergencias Veterinarias se sitúa en un local de casi 200 metros cuadrados, lo que le permite ser una clínica de urgencias totalmente equipada para el diagnóstico y tratamiento de cualquier patología que atente contra la vida de un animal.

El centro se compone de tres consultas habilitadas para atender a los pacientes de urgencias, un laboratorio para análisis clínicos especializado en pruebas diagnósticas para animales de compañía, dos salas de diagnóstico por imagen con ecógrafo y equipo de radiología con reveladora digital, un quirófano totalmente equipado con la tecnología más avanzada y capacitado para la realización de todo tipo de cirugías de urgencia y dos salas de hospitalización y cuidados intensivos con equipos médicos que permiten controlar de forma permanente las constantes vitales de cualquier animal.